martes, 8 de junio de 2010

empieza el acto

En el centro del escenario, mi sofá. Tú y yo agotados, cada uno en un extremo, con la misma distancia sin resolver de siempre.
Yo: Otra vez en la escena final. (Como no das muestra de prestarme atención prosigo) Te dije que pararas. (Miro al frente, al patio de butacas, como quien mira al futuro o al vacío.
En fin, comencemos.)

Yo (con cristales apagados en la garganta): Aunque lo repitamos mil veces, no vamos a cambiar nada.
Tú (sobreactuado): ¿Por qué lo dices?
Yo (apenas): Porque nos... (enmudezco, el silencio durará hasta que el público empiece a murmurar incómodo).
Tú (susurrando con disimulo): Porque nos hemos ahogado...
Yo (tras reírme descontroladamente): No me apuntes el diálogo, me lo sé a la perfección.
Tú (irritado, casi despótico): Pues nos estás dejando en ridículo.
Yo (¿rebelde?): ¡Estoy harta de seguir el guión!

Me levanto del sofá y represento paródicamente.
Yo haciendo de Tú (sobreactuado):“¿Por qué lo dices?”
Yo haciendo de Yo (apenas): “ Porque nos hemos ahogado de tanto intentar reanimarnos con el boca a boca. ”
Yo haciendo de Tú (indiferente o cansado): “¿Y eso qué se supone que significa?”
Yo haciendo de Yo (con los brazos extendidos con patetismo): “Que llegó el momento de dejarnos morir civilizadamente.”
Yo (engolada): Y etcétera, etcétera.
Tú (con ironía en la boca y en las manos): Plas, plas, plas.
Bajo los brazos y hago una reverencia burlona.

Yo (me enfrento al público buscando alguna reacción): ¡Ves!, a ellos les da igual... mientras no tengan que levantarse de la butaca. ¿No te das cuenta? (¡Eufórica!) ¡El escenario nos pertenece!
Tú (enlatado): No seas ingenua. Nuestros papeles son los que son.
Yo (fresca): Rancio.
Tú (nada rancio): Y tú cachonda.
Yo (algo cachonda): No empecemos...
Tú (empezando): Tarde.
Yo (tardísimo y riendo): ¡Para!...
Tú (sin parar): ven, que te voy a improvisar desde el principio.

Se baja el telón.
Empieza el acto.

93 comentarios:

  1. Me sigue usted pareciendo genial srita. Ups!!!... Plas plas plas (sin ningún tipo de ironía).... Re-plas. plas. plas plas plas.... y así me pasaría toda la tarde hasta hacerla salir otra vez al escenario... plas plas plas...
    (espero que, aunque sofocada, decorosamente vestida)... plas plas plas.... plas.... plas...
    ¿qué pasa?... ¿no sale?... plas plas plas plas....replasplas plas.... ¿no estará repitiendo usted.. no?.... plas plas plas plas.... plas....
    ....
    plas..... plas
    plas..
    plas...
    vaya.. parece que si... que va a empezar el segundo acto....

    ResponderEliminar
  2. Oiga, el que está en el primer anfiteatro, deje de tirar palomitas a los del patio de butacas!!

    ResponderEliminar
  3. Como vuelva a gritarle a mi marido, bajo yo misma y se las hago comer todas.
    Si es que ya no hay educación.

    ResponderEliminar
  4. Baja, cielo, que te espero entre bambalinas

    ResponderEliminar
  5. Pipas, chicles, caramelos, baaaarquillooos

    ResponderEliminar
  6. Oye, Maru, que no me ha quedao claro, entonces ¿se casan?

    ResponderEliminar
  7. Chica, Pepi, no sé, pero para mí que Yo no es trigo limpio. Me da que va detrás de la fortuna de Tú. Y si no, tiempo al tiempo.

    ResponderEliminar
  8. Mira, Maru, hay que entenderla, es que la pobre, con el 5% menos, tiene miedo de no llegar a fin de mes.

    ResponderEliminar
  9. Pepi, no mires hacia la derecha (¡¡que te digo que no mires!!) pero hay una serpiente que te mira el escote con buenos ojos

    ResponderEliminar
  10. Pipas, chicles, caramelos, baaarquill
    ¿perdón?
    No, afrodisíacos no vendemos.

    ResponderEliminar
  11. jjajajajajaa... sois geniales,
    gracias, gracias, gracias....

    :-)

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. En reivindicación de mis derechos fundamentales como personajillo, vengo a protestar airadamente por el "culteranismo" cutre en el que el puñetero Desbrozador (por otra parte admirador de Quevedo) me ha metido. Me gustaría que dejara de marear la perdiz con la luminiscencia de mi aura, fuera al grano de una puñetera vez y me hiciera protagonista del acto en el acto y no en cuatro actos, (sino son más...) tengo un cabreo de manual... (a buen entendedor...)
    Por consiguiente, y como ferviente admirador del "conceptismo" del que hace gala la Srita. Ups, deserto de mi casa y me ofrezco como personajillo secundario en alguna de sus obras. Rogaría además, tener al sr. Culebra como compañero de reparto para así, además de aprender, poder reírme un rato...
    Sin más y deseándoles a todos un buen día, me despido esperando tengan a bien considerar mi oferta desesperada...

    ResponderEliminar
  14. Vaina múltiple, políglota y pretendienta disfuncionaria9 de junio de 2010, 14:53

    Musas, musas, muxas musas, ¿dónde estáis?. Tanto examen nos está matando. Creo que la zona vainil de nuestro cerebro está atrofiada.

    Se acerca el día D y todas las horas me parecen la H.

    Vemos que a Antoñito no le pasa lo mismo, mirá que listiño é.

    ResponderEliminar
  15. Pos vaya... por aquí yo tpoco veo ninguna... pa mi que están todas dándose un homenaje con el culebra, que va de triunfo en triunfo y la tiro pq me toca (muy bien)....
    Pos na... habrá que esperar a que la presión-oposición sea liberada el día D a las H, sin victimas entre los rehenes... supongo que habrá un 5% de preguntas con la respuesta ya dada así que, vainas, id sin miedo hacia vuestra liberación... os estaré esperando siempre, nunca podré olvidaros, todo lo que me habéis dado es tanto, que a mi corazón henchido de gozo al imaginaros, le costará superar este angustioso desierto que supone el vacío que deja vuestra ausencia, blablabla blablabla.... resumiendo: que tengais justicia y suerte... blablablá y blablablá..

    ResponderEliminar
  16. Espero que en lo que a mi me toca, haya suerte (como me hagan justicia, la cago).

    ResponderEliminar
  17. Yo voy sobrao... llevo la vaina llena de chuletas (ahora mismo estoy dejando la de la tabla del 2 en su punto, jugosita por dentro)

    ResponderEliminar
  18. 2005年入学后不久,马清源同学被确诊患有恶性骨肿瘤,此后病情不断恶化,进行了多次手术与放、化疗,直至被迫截肢。在持续几年的治疗中,马清源同学忍受极大痛苦,以乐观的态度面对病魔,以顽强的毅力坚持学业,学习成绩优异,多次获得奖学金,并以中国古代史专业总分第一的成绩被录取为 o bien...时就向党组织递交了入党申请书,在与病魔抗争中坚持完成了党校初级班与党性教育读书班的学习,并于2010年5月光荣

    ResponderEliminar
  19. Oh Seres del Averno!!
    Alguien ha censurado mis apuntes!!
    Stevie, no estarás intentando pasarlos a braile, ¿no?

    ResponderEliminar
  20. Soy la mamá de ups y sin complejos.
    Hija, eres un monstruito creativo, hasta ahora te leía y me callaba pero con esta entrada ya no puedo hacerlo, desprende una gran belleza y originalidad.
    ¡Qué orgullosa estoy de ti! desde pequeña fuiste tierna, inteligente y guapa y ahora escribes de una manera ingeniosa y genial(¡Que nadie se atreba a discutírmelo)
    Un bico, mamá

    ResponderEliminar
  21. Culebra, hermano, ¿la tabla del dos?. Esa hasta me la sé yo, a decir verdad me las sé todas menos la del cero que es la que llevo en la chuleta junto con mi nombre y apellidos.

    ResponderEliminar
  22. ups como siempre tus entradas por unas razones u otras me han dejado fascinada. Pero esta vez, yo me sentía como parte de ese acto. La mujer que está sentada en el sofá en un escenario y que interpela al público: esa soy yo,
    ¡Buaf!, me encantaría verme allí, segura,con el silencio del püblico y esa semi obscuridad...¡Divino!
    El final es espléndido, se puede dejar como está o meterte en un bucle y continuar imaginando.
    Mi plas, plas, plas y ja, ja, ja para Antoñito. Me he reído contigo,¡uf! y no podrás ser nunca un personajillosecundario, tú eres un actor principal te lo has ganado a pulso, has ido creciendo poquito a poco y me encantaría que te quedaras del brazo (¡ah no! que no tiene brazos)del culebra.
    ¡ah! y las maás son las mamás ¿se entiende?

    ResponderEliminar
  23. Las gaviotas me miran mal, ¿será porque estoy despeinada o debería preocuparme?

    ResponderEliminar
  24. La mamá de Antoñito10 de junio de 2010, 13:24

    Como madre entiendo muy bien a la mamá de Ups, no le falta razón, yo también estaría orgullosa de tener una hija como la suya. Desgraciadamente, mi experiencia como madre es muy diferente: cuando nació Antoñito, nueve meses después del acto y le vi el jeto, fui consciente, en el acto, de que mi hijo no sería apto. Acto seguido, sugerimos un rapto pero el médico nos dijo "no lo capto"... y eso que el rapaciño no era del todo feo. Pa mi que nos lo cambiaron tras el parto, porque, la verdad, no lo entiendo, no sé a quién ha podido salir el pobre, tanto su padre como yo, somos personas, cuanto menos, presentables y blablabla blablablá.... tomar el te.. y blablabla blabla... se me queman las lentejas.. bla bla bla.... la del quinto es teñida, seguro... blablablá... ya no hay artistas como mi Manolo... blablablá..bla bla... (.... bla.. bla).... (bla).... y ahora ya le ves, con un amigo al que no le hace falta beber mucho para terminar arrastrado... bla bla bla bla.... blablá... requeteblá... uy, se me hace tarde, he quedado.

    Desorientada, no le anime usted, que luego se sube a la parra y se pone insoportable.

    ResponderEliminar
  25. Ojeras que parecen orejas10 de junio de 2010, 18:43

    Ups!, Achucha, ¡in bocca al lupo!

    ResponderEliminar
  26. Mamá, tú siempre con el mismo cuento, ¿no ves que hemos cambiao de género y esto es teatro?... notenteras...

    Desorientada: eskerrik asko.
    Srita. Ups. Srita. Achucha. Resto de Srit@s. Examinand@s... Zorte ona.

    ResponderEliminar
  27. Ojeras, crepi il lupo!.

    Antoñito, eskerrik asko.

    ResponderEliminar
  28. Pues nada, suerte para todos en general y para los más necesitados en particular.

    Mañana por la noche, si no os saludo por la calle, no penseis que es sólo por mala educación: es que además iré ciega.

    (Que no mamá, que es un decir, que tú me educaste muy bien, y sí, te prometo que el sábado voy al oculista de urgencias)

    ResponderEliminar
  29. Ludópata despistao11 de junio de 2010, 18:42

    Hola, pasaba por aquí y me he dicho... ¿por qué no compras un cupón que hoy, seguro, toca?....
    Que acabe en 7 por favor... o mejor... mucho más tarde....

    ResponderEliminar
  30. A ver, por última vez:
    pipas
    chicles
    caramelos
    baaarquilloooos.
    ¿Alguien me puede explicar de cual de los cuatro productos se deduce que vendemos cupones?
    Tanto pagar por el eslogan publicitario, pa na.

    Bueno, ya sin ningún género de duda:

    EN ESTE BLOG SE ABRE LA VEDA ESTIVAL!!!!

    y como ya dije en otro foro (y cito textualmente):

    "CAÑAS, CAÑAS, CAAAAAÑAS"

    ResponderEliminar
  31. المادة 2. • كل شخص لديه كل الحقوق والحريات المنصوص عليها في هذا الإعلان دون أي تمييز بسبب العرق أو اللون أو الجنس أو اللغة أو الدين أو الرأي أو غير ذلك من سياسات تحبذ أي نحوك ، أو الأصل القومي أو الاجتماعي أو الوضع الاقتصادي أو المولد أو أي حالة أخرى.

    ResponderEliminar
  32. ты оставил меня без слов и водки

    ResponderEliminar
  33. कह नहीं क्रीम अवशेष

    ResponderEliminar
  34. Duda: ¿ha quedado alguna vaina de guardia cumpliendo los servicios mínimos o están todas quemando neuronas alegremente?...
    Espero que por las rías baixas ya haya pasado de largo el temporal y se mojen solo por dentro...
    Por la hora supongo que estarán en la fase de exaltación de la amistad así que, hoy me voy a estirar: un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Асунсьон вино, которое не является белым или красным и не имеет цвета ....

    ResponderEliminar
  36. ¡He recuperado mi triciclo!

    izquierda rápido se cierra poco sasar
    se cierra en cuarta sasar a ras
    sasar para la izquierda se cierra ojo lluvia
    para izquierda una + corta sasar
    para derecha rapido ojo Asunción abre botella vino
    frenando pa rasante derecha 1 menos se cierra
    niña no te cierres
    para izquierda ojo esta se cierra
    a k izquierda + corta abrirse 2
    derecha k se cierra ras
    para 1 rasante en derecha rápida - - ras
    1 pero no mucho derecha medio cruce mano
    se abre derecha ras ojo +
    se abre izquierda sasar ++
    acaba rápida izquierda rassssssssssss

    ResponderEliminar
  37. Joño, Stiviño... veo que has completado por completo tu rehabilitación y además has recuperado tu triciclo.... cuando otros acudan hoy al sitio donde te habías escondido, tú lo habrás abandonado.... a rassssssss

    Feliz Resakote a tod@s.

    ResponderEliminar
  38. Alka seeeeeltzer!!!
    Ibuprofeeeeno!!!
    Aspirinafervesssscente!!!
    Botellita deeee aguaaaaaa!!!!

    Que va a empezar el tercer acto!!!!

    A ver, las madres, un poco de silencio...

    No, srita. desorientada, no necesita programar el Gps pa encontrar el baño,lo tiene usted al fondo de la página a la derecha ...

    El dueño del monopatín... que lo retire, ha aparcado encima de la señora con rulos, ¿está ciego?....

    ¿Quién ha mudado la piel y ha dejado ésto como un bebedero de patos?... un poco de urbanidad, pliiiis.

    El sr. Kabeça, a la última fila por favor, los demás espectadores tb quieren tener una visión completa del escenario... (licencia creativa, cualquier parecido con la realidad sería pura coincidencia)...

    Algún empresario en la sala???... necesito cambiar de trabajo....

    Alka seeeeeltzer!!!
    Ibuprofeeeeno!!!
    Aspirinafervesssscente!!!
    Botellita deeee aguaaaaaa!!!!

    Que va a empezar el tercer acto!!!!

    ResponderEliminar
  39. servicios mínimos13 de junio de 2010, 14:44

    En estricto cumplimiento de la Normativa Vigente respecto a los servicios mínimos en blogs y en cumplimiento de la norma 69/825-71A, esta vaina se dispone a cubrir el expediente y satisfacer así a posibles navegantes perdidos con un post de servicios mínimos:

    ----- <<<< ola, ke tal??? >>>>> ------

    y para que conste, firmo la siguiente parida en mi casa a las catorcecuarentaytres del día trece de junio de dosmildiez.

    Toñito.

    ResponderEliminar
  40. Yo que pasé de la TV en blanco y negro a la TV en color, de dos cadena a treinta incluidas las transmisiones en directo de todo el mundo, todo me parece inentendible e imposible.Ahora con internet se me acabó la capacidad de sorpresa, creo que estoy viviendo un hito histórico. Asi que con mi gps me voy paseando por los blogs, sin saber muy bien cómo ni por qué.
    Antoñito, ni caso a tu madre, cualquier sicoanalista(aunque no sea argentino) te diría que te está frustrando el presente y el futuro. Yo creo que a ella le gustan los que van de interesantes y dejándose querer; y como tú te has hecho un chico con vidilla propia a alguna madre absorvente le puede molesstar.
    Toñito te sigo animando !Tú vales mucho¡

    ResponderEliminar
  41. La Desorientadadesorientadísima13 de junio de 2010, 21:35

    ¡Uf!perdón soy una desorientada total.
    No se porque he escrito la entrada anterior. Me acabo de dar cuenta, por los gritos que me daba un señor, que estoy en el teatro(tercer acto)por lo que cruzo mis piernas sinuosamente(tal como ensayé frente al espejo)me arrellano en la butaca y...
    ¡La función puede continuar!

    ResponderEliminar
  42. Antoñito el virginal14 de junio de 2010, 15:47

    Sí... están en pleno tercer acto, pero siguen al pie de la letra lo de hacerlo con "mimo", y como está el telón bajao no nos estamos enterando de nada.... puro teatro sui géneris, oiga.

    ResponderEliminar
  43. De sui géneris nada, que la obra respeta las tres reglas del teatro clásico:

    unidad de lugar (esquematizado en las múltiples posibilidades de un sofá),

    unidad de tiempo (todos habeis sido testigos de que no han parado ni entre actos) y

    unidad de acción (sobre esto no creo que haya ninguna controversia, vamos, que aunque se hubieran dedicado a otra cosa tampoco hubiera pasado nada, digo)

    La única crítica que me permito es a cierto gemidito ascendente de Yo (ya sabeis, el que suelta después del oh cielos oh cielos OH CIELOS), que, honestamente, sospecho que es fingido.

    ResponderEliminar
  44. minutos musicales entre actos15 de junio de 2010, 14:20

    aaaay Ayyyyyy, ¿a quién maneeeeeeeja mi barca, quiéeeeeen?
    Que a la derieeeeeva me lleva, quién?
    Ayyyyy, ¿quién maneeeeeeeja mi barca, quién
    Que a la deriva meeeee lleeeeeeva, quién?
    Ayyyyyy, ¿a quién manejaaaaaa mi barcaaaaaaaa
    Que a la deriva me llevaaaaaaaa?
    Ayyyyyy, ¿quién maneja mi barcaaaaaa
    Que a la deriva, que allíiiiiiii me lleva?

    bis

    bis

    bis
    ....
    ..
    .
    re-bis

    ResponderEliminar
  45. Desde luego... hay que ver que preguntas más tontas se hacen por aquí.
    Achilipú apú apú, achilipú apú apú, achili, achilichili...

    ResponderEliminar
  46. jajajjaa

    de verdad de la buena, tenéis una imaginación digna de venerar,geniales...

    Besitos guapos y guapas!!!

    ResponderEliminar
  47. Caronte, majo, yo me bajo, que mañana tengo que coger un vuelo en este lado del río.

    Achucha, no te reprogrames demasiado.
    Kabeça, mucha kabeça.
    Desorientada, si necesitas un picador de hielo, lo encontrarás en el cajón que hay debajo del microondas.
    Miradiña, gracias por seguir mirándonos.
    Culebra: sal de la maleta.
    Al resto del público: por mucho que pataleen, no pensamos devolverles el importe de la entrada.

    Ala, Toñito, te quedas de servicios mínimos unos días más.
    Cuidado con las vainas que igual te montan un piquete informativo.

    ResponderEliminar
  48. Pos tamos apañaos...

    Caronteeeeeee.... llévame contigo a la otra orilla.... ésta vida de mínimos (sueldo, sexo, servicios, surrealismo upsiano) me va a matar.

    Buen viaje srita. Ups, ensaye muchas escenas de entre-actos y luego, si quiere, nos las entre-cuenta... si no sonara cursi le diría que la voy a echar de menos y que me da miedo quedarme solo con las vainas (sobre todo lo digo por el culebra), como soy el nuevo a lo mejor quieren hacerme alguna novatada....

    p.d: espero que se haya puesto una buena minifalda y que alguien le ayude con las maletas.

    ResponderEliminar
  49. la madre de antoñito15 de junio de 2010, 23:48

    Andaaaaaaa...anda... tira pa casa... tiiiira pa caaaaaaasa....

    ResponderEliminar
  50. Antoñito´s ETT&amp;16 de junio de 2010, 21:18

    En cumplimiento de blablablá blablabla (........) y (......) blablablá de Servicios Mínimos (mientras la jefa se lo pasa bien), (....) blablablá... hago efectivo el post del día:

    ---------<<< mai teilor is rich >>>----------


    blablablá.

    ResponderEliminar
  51. Toñito (ooootra vez)17 de junio de 2010, 21:29

    ......
    ....
    ..
    ------<<>--------
    ....
    ...
    ..

    ResponderEliminar
  52. La mamá de Antoñito (sí, otra vez)17 de junio de 2010, 21:32

    Pos no, no estoy en la kichen esa que dices... estoy aquí, siguiéndote y poniéndome mala...
    .... Yastas otra vez con esos amigotes tuyos que hacen surrilismo?... a saber que mezcla de drogasss es esa... andaaaaaaa... anda... tira pa casaaaa.. tira pa casa, ya verás cuando se lo cuente a tu padre...

    ResponderEliminar
  53. A mí sírvanme un poco de todo -menos los barquilllos, que son una frustración infantil y se me pegan a la boca como las hostias benditas-, que yo espero tranquilita a que se se diluyan en el acto los malos humores y las bilis de émbolos dos y resuciten como los dioses para luego proseguir el diálogo despejados y relajados en el tercer acto, aunque confieso que yo me he colado en este teatro sin pagar entrada (es por el 5%).
    Espero que el tercer acto tenga un tan buen final como la buena improvisación desde el principio ofertada por el Tú tras las bambalinas (¡joder con la censura!). Y las mamás en casa y con la pata quebrá, que muchos caros ya lo han hecho con la suya y ahora ella se da a las drogas y como tiene un cuelgue que no hay quien la reconozca ha dejado de dar la bara y nos hemos liberado todos.
    La patafísica es la solución para los casos sin remedio. En este país no se han enterado. Deberían de darse una vuelta por aquí.
    Saludos Shandys.

    ResponderEliminar
  54. Joñó... el censor ha sacado su tijera y ha dejado en más mínimos mis, ya de por si mínimos, servicios mínimos... y eso que estaban escritos en un escrupuloso, estricto y académico inglés de andar por casa... dónde no pone nada, debería poner (a ver si hoy está de fiesta):

    ------

    Shandys... gracias por apoyarme y hacerme compañía en esta larga travesía de silencio vainil y teatrero que me asoma al abismo del más voraz de los vacíos existenciales que blablablá blablabla tralarí tralarero...

    ResponderEliminar
  55. A ver... alma de Dios... no me escribas cosas raras... usando --- y < > que el sistema no te las acepta.... a ver.. te devuelvo las palabras que me he merendado también hoy, que son cutres y no las quiero para nada:

    "an mai mader is in de kichen"

    ¿ves?... si se ponen entre comillas, como Dios manda, no me obligas a quedarmelas...A ver si aprendemos y me dejas tranquilo, que yo tb quiero tener un fin de semana relajado...

    Amén.

    ResponderEliminar
  56. yo no sé ni pa qué me he levantao....

    ResponderEliminar
  57. Don Antoño, se ha portado usted como un auténtico esquirol. No tengo palabras, estoy emocionada. Si se decide a delatar a sus compañeros, prometo ascenderle de chupatintas junior a lameculos senior.
    La paga será la misma, pero puedo prometerle y prometo que trabajará mucho más.

    Y si todo sigue como debe, pronto podré despediros a tod@s y exigiros a cambio una indemnización por daños patafísicos y renuencias morales. Viva la deforma laboral!!

    Las vacaciones, bien, gracias.

    ResponderEliminar
  58. srita Ups, srita Ups, srita Ups... :

    Ni Achucha, ni Kabeça, ni Stevie, ni Agustín, ni Miradinha, ni ....no han venido ni un solo día a vaguear por akí... El culebra tpoco, creo que al final logró colarse en su bolso de mano así que habrá que perdonarle, no estaba... asegurese de que se lo ha traído de vuelta, deshaga pronto su equipaje, no vaya a ser que se asfixie enredado en algún tanga...
    Desorientada tpoco ha dado señales de vida, se ve que se quedó sin pilas en el... y ante la emergencia usó las del Gps, ¡¡mejor perdida que insatisfecha!!! me parece que dijo....

    Sin otro particular, agradecido por el ofrecimiento de cambio sustancial de mi status en el organigrama de la empresa, permítame levantarme, dejar de bersarle los pieses y haciéndole una reverencia, despedirme y volver a la insípida sinrazón que supone el no poder seguir baboseando eternamente, el ficticio suelo de ésta, su corporación, que supone para mi la más delicada de las deidades adoradas blablabla blablablero y por la que quiero seguir botando de gratis... blablamén.

    ResponderEliminar
  59. have you seen? ... I told you that here we had forgotten some.

    ResponderEliminar
  60. Vaina´s monday night urgente!!!!

    Orden del día:

    1 Juicio sumario a Pepean(Toño)
    2 Declaración de culpabilidad por mayoría absoluta.
    3 Ejecución de la pena.
    4 Viños e tapas e viños.
    5 Cánticos regionales.

    Se ruega puntualidad.

    ResponderEliminar
  61. Inocencio Desbrothy21 de junio de 2010, 23:02

    A mi, que me registren... la culpa es del toñín que ha pedido la independencia y tiene vida propia...

    P.d: fiuuuuuuuuu

    ResponderEliminar
  62. Abogado de Antoñito22 de junio de 2010, 1:18

    Mi defendido se acoge a la quinta enmienda, al habeas corpus, al protesto señoría y al detengan el juicio que tengo un testigo sorpresa y una cita con una rubia a las 12.... Este juicio es una farsa, una conspiración judeo-agustiniana urdida desde los rincones más oscuros de cierto neceser y eso, no es nada ético... los testigos que presenta la acusación están borrachos y uno de ellos ha seducido con malas artes a mi secretaria, haciendo que pierda la cabeza y documentos importantes con pruebas que demostraban la inocencia de mi defendido y... (ahora con más sentido que nunca) blablabla blablablablalba bla bla... son 2000 leuros.

    ResponderEliminar
  63. Apeeeeeeelooooo.....

    ResponderEliminar
  64. Ja!!!.... Ni de coña!!!

    ResponderEliminar
  65. Antoñito, te devuelvo las tres primeras letras de tu última frase, mi neceser se las comió por error; ahí van: Mel.

    ResponderEliminar
  66. Eso ya es otra cosa. Tú mimmo...
    .....
    ..
    .
    Culeeeebraaaaaa... te necesito.

    ResponderEliminar
  67. Coooooodigos penales...
    Toooooooogas.....
    Faaaaaaaallos judiciales.....
    Creeeeeeema de maaaaaaaanos......

    ResponderEliminar
  68. ¡¡¡Toñiiitooo!!! ¿Dónde estás? ¿En la barriga de la vaca? ¿Dónde no se oye ni se ve nada?.
    LLevo tres días llamándote. Me perdí en un tercer acto, cuando mi gps dejó de funcionar y no he vuelto a orientarme hasta hoy.
    Buscaba tu ayuda porque siempre confié en lo buen chico que eres. Has sabido cumplir con una gran dignidad unos servicios mínimos de los que todo el mundo huyó. Espero que la ups deje de ser una avarienta y te pague con leuros contantes y sonantes.
    Mis plas, plas, plas y ja, ja, ja para ti Toniño, has crecido tanto como vaina que ni el Debrothy ni tu madre van a saber que coño hacer contigo.
    Aviso urgente a las demas vainas: regresen pronto o el Toñito se las comerá. Por ahora está siendo el chico de la pelicula.

    ResponderEliminar
  69. la mamá de Toñito22 de junio de 2010, 21:43

    Uy... Desorientada... ese misma historia le contaba yo a mi Toñito cuando no era más que una inocente criaturita...Garbancitoooo... Garbancitoooooo. Era su cuento preferido, se lo sabía de memoria pero siempre me hacía repetírselo...
    Y...Sí, sí sé qué voy a hacer con él, lo primero, echarle de casa... ¡que ya está bien!, tooodo el santo día encerrado en el baño... en fin, que por mucho amor de madre que le tenga mi paciencia ha llegado al límite final...

    ResponderEliminar
  70. A mi me cae fatal el Toñito ese,...
    bua neno, donde esté el desbrothy o el steve o el culebra que se quite ese ...
    (lamento que tenga que leer esto mamá de Toñito, de corazón me ponen de nervios los chivatos lameculos, pisacabezas...)

    Se puede seguir mirando el acto, ¿o no?, que para eso me llamo mirada, no bocaza...
    ;-)

    ResponderEliminar
  71. Pues yo digo que esto es un actus interruptus de manual.

    (Ya ves Miradinha, prenda, que sé hasta latín)

    ResponderEliminar
  72. La ex-mamá de Toñito23 de junio de 2010, 11:49

    Miradinha, no hace falta que te disculpes,tienes razón y en la familia tampoco lo podemos ni ver... ¡Cuántas veces me habré arrepentido de haberme tomado aquel chinchón cuando estaba embarazada!!!!... En casa ya lo hemos nombrado persona non-grata y... a la p. caaaalle....
    Culebra, nos ha quedado una habitación libre y mi marido pasa muchas horas fuera, visítame cuando quieras, tú tb eres un arrastrao, pero tienes otra cosa, otro glamour, otra cultura... (bueno, sobre todo otra cosa).
    Y... na, que al final me he enganchado yo al teatro, así que tb espero que continúe el acto...

    ResponderEliminar
  73. Toñito exiliado e incomprendido23 de junio de 2010, 12:09

    Ayyyyyyyyyy!!!!!... que perra es la vida!!!!... no te puedes fiar ni de una madre....
    Con vuestras piedras haré yo mi pared... o ¿cómo era aquello?... Da igual!!!!.... no pienso cambiar, nací redondo y pelota, ¡qué le voy a hacer!... me exilio, me cambio de país, me piro a dónde sepan reconocer mi talento, lo excelso de mi incomprendida prosa y la dulzura de mi verbo sincero que no adula sino que canta sublimes verdades dirigidas hacia quien blablablabla blablabla (......)en este país de vagos... muchomásblablablá....la deforma laboral es muy blanda(.......) citando a mi admirado josemaría ...blablabla... (.......) una caja de no caducados....blablablá y eso sin contar con que siempre he sido un buen eppañó.

    He dicho. La función puede continuar.

    ResponderEliminar
  74. ainssss...
    pobichiño...
    ;-P
    jajajajjajaa

    ResponderEliminar
  75. El/la tripartito/a23 de junio de 2010, 16:44

    Desorientada, tú no por favor. Has caído en los tejemanejes de Toñito, te tiene embobada con sus retorcidas artimañas, ¿acaso te has olvidado ya de como habla de Nimeacuerdo?.
    Lo único que pretende con tanta lisonja es desbancar a Tú y hacer a saber qué cosas con Yo entre bambalinas...
    Por cierto, he visto como suplantabas al apuntador y confundías a Tú. Ups!, reclamo un nuevo GPS para la Desorientada, el suyo tiene un virus.

    ResponderEliminar
  76. Dios, Dios, Dios. ¡Qué mareo!.
    Por favor, vainas relajaros...
    Me cae simpático Antoñito, porque me parece un personaje que se le ha escapado al autor y fue evolucionando de Antuan a Toño que me parece mucho más cercano y que tiene (el pobre) una madre peor que la reforma laboral.
    Culebra, anda hazle un favorcito para ver si se calma, debe estar muy estresá.
    Shshshsh...WARNING, virus en el sistema.
    Toñito el virus Josemari ni me lo mentes. Salud y República.

    ResponderEliminar
  77. Nosoyantognito, tengo bigote y sombrero24 de junio de 2010, 13:21

    Ohlalá! que lugag de integnet más integesante... très bien, très bien, cuàtro tb... Crggeo muá que me voy a quedag pog aquí a haceg gala de mi insupegable pluma...
    Desogientada, mon amour, pagece usted una intetgesante mademoiselle con espigitu y acegtado crggiterio prggopio (no como otrggas)... gecuegde que siemprgge nos quedagá Paggís, una ciudad dónde el Gps piegde su sentido y es gecomendable pegdegse...
    Lo que han hecho aquí con el pobrgge Antognito es una grand injustice, hay mucha envidiè, el es un autentico mesié..
    au revoir, hasta prggonto..

    ResponderEliminar
  78. Permanezcan atentos a la escena, la acción podría tomar un giro inesperado (no hagan demasiado ruido para que los actores permanezcan ajenos a nuestra presencia). Las madres, quieran a sus hijos y cuídense ustedes (ellos se lo agradecerán). El esforzado autor/pensador/animador/alborotador/removedor de conciencias: gracias por abrir la puerta a este pisito de Gila (pero...cuántos invitados están en esta fiesta?) Abrazos a todos

    ResponderEliminar
  79. Después de haberme presentado sin invitación, quisiera presentarles a un reciente conocido, un personaje digno de este carnaval: el señor Alejandro Jodorowsky, que dice así:
    "Por lo que a mí concierne, abandoné la poesía propiamente dicha para dedicarme al teatro.
    ¿Cómo tuvo lugar esa transición?
    El amor al acto me llevó a crear objetos. Entre otros, unos títeres de los que
    pronto me enamoré. Ante todo, veía en el títere una figura esencialmente metafísica. Me encantaba ver que un objeto que yo había fabricado con mis propias manos se me escapaba. Desde el momento en que metía la mano en el títere para animarlo, el personaje empezaba a vivir de una manera casi
    autónoma. Yo asistía al desarrollo de una personalidad desconocida, como si el
    muñeco se valiera de mi voz y de mis manos para tomar una identidad que ya le era propia. Me parecía realizar un oficio de servidor más que de creador.

    ResponderEliminar
  80. ¡Finalmente, tenía la impresión de estar siendo dirigido, manipulado por el muñeco! Esta relación tan profunda con los títeres hizo nacer en mí el deseo de convertirme en uno de ellos, es decir en actor de teatro.
    ¿De verdad cree que un actor se parece a un títere? Me parece discutible...
    En cualquier caso, ésa era mi idea del teatro y del oficio de cómico. No me gustaba el teatro psicológico, dedicado a imitar la «realidad». Para mí, ese teatro
    llamado realista era una expresión vulgar en la que, pretendiendo mostrar algo de lo real, se recreaba la dimensión más aparente y también la más vacua y tosca del mundo tal como es percibido normalmente. Lo que se llama en general «realidad» no es sino una parte, un aspecto de un orden mucho más amplio. Me parecía -y me parece aún- que el teatro autodenominado realista se desentiende de la dimensión inconsciente, onírica y mágica de la realidad.
    Porque, insisto, la realidad no es racional, por más que así lo queramos creer para tranquilizarnos. En general, los comportamientos humanos están
    motivados por fuerzas inconscientes, cualesquiera que puedan ser las
    explicaciones racionales que les atribuyamos luego. El propio mundo no es
    homogéneo, sino una amalgama de fuerzas misteriosas. No retener de la realidad más que la apariencia inmediata es traicionarla y sucumbir ante la ilusión, aunque se disfrace de «realismo». Detestando como detestaba el teatro realista, empecé a sentir repulsión hacia la noción de autor. No quería ver a
    unos cómicos repetir un texto escrito previamente, prefería asistir a un acto
    teatral que no tuviera nada que ver con la literatura. Me dije: «¿Por qué
    apoyarse en un texto llamado teatral, en una obra? Todo puede interpretarse y
    escenificarse. Yo podría poner en escena el periódico del día, montar un drama
    maravilloso a partir de la primera plana de un diario». Así empecé a trabajar y a
    experimentar una libertad creciente. Como no pretendía imitar la realidad,
    podía moverme a mi antojo, hacer los ademanes más extravagantes, aullar...
    Pronto, el escenario en sí se me apareció como una limitación. Quise sacar al
    teatro del teatro. Por ejemplo, imaginé una obra dentro de un autobús. El
    público esperaba en las paradas y subía al autobús que recorría la ciudad. De
    repente había que apearse y entrar en un bar, una maternidad, un matadero; en
    suma, entrar donde estuviera ocurriendo algo y reanudar la marcha... Las experiencias
    que realicé fueron después retomadas por otros. Cuando estaba
    anunciado que mi espectáculo se desarrollaría en un teatro, a veces me llevaba a
    los espectadores a los sótanos, a los aseos o a la azotea. Más adelante, se me
    ocurrió la idea de que el teatro podía prescindir de los espectadores y no debía
    comportar más que actores. Entonces organicé grandes fiestas en las que todo el
    mundo podía interpretar. Finalmente, me pareció que interpretar un personaje
    era inútil. El actor, pensé entonces, debe intentar interpretar su propio misterio,
    exteriorizar lo que lleva dentro. Uno no va al teatro para escapar de sí, sino para
    restablecer el contacto con el misterio que somos todos. El teatro me interesaba
    menos como distracción que como instrumento de autoconocimiento. Por ello,
    sustituí la «representación» clásica por lo que llamé «lo efímero pánico»."

    Psicomagia. Alejandro Jodorowsky

    ResponderEliminar
  81. ¡Finalmente, tenía la impresión de estar siendo dirigido, manipulado por el muñeco! Esta relación tan profunda con los títeres hizo nacer en mí el deseo de convertirme en uno de ellos, es decir en actor de teatro.
    ¿De verdad cree que un actor se parece a un títere? Me parece discutible...
    En cualquier caso, ésa era mi idea del teatro y del oficio de cómico. No me gustaba el teatro psicológico, dedicado a imitar la «realidad». Para mí, ese teatro
    llamado realista era una expresión vulgar en la que, pretendiendo mostrar algo de lo real, se recreaba la dimensión más aparente y también la más vacua y tosca del mundo tal como es percibido normalmente. Lo que se llama en general «realidad» no es sino una parte, un aspecto de un orden mucho más amplio. Me parecía -y me parece aún- que el teatro autodenominado realista se desentiende de la dimensión inconsciente, onírica y mágica de la realidad.
    Porque, insisto, la realidad no es racional, por más que así lo queramos creer para tranquilizarnos. En general, los comportamientos humanos están
    motivados por fuerzas inconscientes, cualesquiera que puedan ser las
    explicaciones racionales que les atribuyamos luego. El propio mundo no es
    homogéneo, sino una amalgama de fuerzas misteriosas. No retener de la realidad más que la apariencia inmediata es traicionarla y sucumbir ante la ilusión, aunque se disfrace de «realismo». Detestando como detestaba el teatro realista, empecé a sentir repulsión hacia la noción de autor. No quería ver a
    unos cómicos repetir un texto escrito previamente, prefería asistir a un acto
    teatral que no tuviera nada que ver con la literatura. Me dije: «¿Por qué
    apoyarse en un texto llamado teatral, en una obra? Todo puede interpretarse y
    escenificarse. Yo podría poner en escena el periódico del día, montar un drama
    maravilloso a partir de la primera plana de un diario». Así empecé a trabajar y a
    experimentar una libertad creciente. Como no pretendía imitar la realidad,
    podía moverme a mi antojo, hacer los ademanes más extravagantes, aullar...
    Pronto, el escenario en sí se me apareció como una limitación. Quise sacar al
    teatro del teatro. Por ejemplo, imaginé una obra dentro de un autobús. El
    público esperaba en las paradas y subía al autobús que recorría la ciudad. De
    repente había que apearse y entrar en un bar, una maternidad, un matadero; en
    suma, entrar donde estuviera ocurriendo algo y reanudar la marcha... Las experiencias
    que realicé fueron después retomadas por otros. Cuando estaba
    anunciado que mi espectáculo se desarrollaría en un teatro, a veces me llevaba a
    los espectadores a los sótanos, a los aseos o a la azotea. Más adelante, se me
    ocurrió la idea de que el teatro podía prescindir de los espectadores y no debía
    comportar más que actores. Entonces organicé grandes fiestas en las que todo el
    mundo podía interpretar. Finalmente, me pareció que interpretar un personaje
    era inútil. El actor, pensé entonces, debe intentar interpretar su propio misterio,
    exteriorizar lo que lleva dentro. Uno no va al teatro para escapar de sí, sino para
    restablecer el contacto con el misterio que somos todos. El teatro me interesaba
    menos como distracción que como instrumento de autoconocimiento. Por ello,
    sustituí la «representación» clásica por lo que llamé «lo efímero pánico»."

    Psicomagia. Alejandro Jodorowsky

    ResponderEliminar
  82. ¡Finalmente, tenía la impresión de estar siendo dirigido, manipulado por el muñeco! Esta relación tan profunda con los títeres hizo nacer en mí el deseo de convertirme en uno de ellos, es decir en actor de teatro.
    ¿De verdad cree que un actor se parece a un títere? Me parece discutible...
    En cualquier caso, ésa era mi idea del teatro y del oficio de cómico. No me gustaba el teatro psicológico, dedicado a imitar la «realidad». Para mí, ese teatro
    llamado realista era una expresión vulgar en la que, pretendiendo mostrar algo de lo real, se recreaba la dimensión más aparente y también la más vacua y tosca del mundo tal como es percibido normalmente. Lo que se llama en general «realidad» no es sino una parte, un aspecto de un orden mucho más amplio. Me parecía -y me parece aún- que el teatro autodenominado realista se desentiende de la dimensión inconsciente, onírica y mágica de la realidad.
    Porque, insisto, la realidad no es racional, por más que así lo queramos creer para tranquilizarnos. En general, los comportamientos humanos están
    motivados por fuerzas inconscientes, cualesquiera que puedan ser las
    explicaciones racionales que les atribuyamos luego. El propio mundo no es
    homogéneo, sino una amalgama de fuerzas misteriosas. No retener de la realidad más que la apariencia inmediata es traicionarla y sucumbir ante la ilusión, aunque se disfrace de «realismo». Detestando como detestaba el teatro realista, empecé a sentir repulsión hacia la noción de autor. No quería ver a
    unos cómicos repetir un texto escrito previamente, prefería asistir a un acto
    teatral que no tuviera nada que ver con la literatura. Me dije: «¿Por qué
    apoyarse en un texto llamado teatral, en una obra? Todo puede interpretarse y
    escenificarse. Yo podría poner en escena el periódico del día, montar un drama
    maravilloso a partir de la primera plana de un diario». Así empecé a trabajar y a
    experimentar una libertad creciente. Como no pretendía imitar la realidad,
    podía moverme a mi antojo, hacer los ademanes más extravagantes, aullar...
    Pronto, el escenario en sí se me apareció como una limitación. Quise sacar al
    teatro del teatro. Por ejemplo, imaginé una obra dentro de un autobús. El
    público esperaba en las paradas y subía al autobús que recorría la ciudad. De
    repente había que apearse y entrar en un bar, una maternidad, un matadero; en
    suma, entrar donde estuviera ocurriendo algo y reanudar la marcha... Las experiencias
    que realicé fueron después retomadas por otros. Cuando estaba
    anunciado que mi espectáculo se desarrollaría en un teatro, a veces me llevaba a
    los espectadores a los sótanos, a los aseos o a la azotea. Más adelante, se me
    ocurrió la idea de que el teatro podía prescindir de los espectadores y no debía
    comportar más que actores. Entonces organicé grandes fiestas en las que todo el
    mundo podía interpretar. Finalmente, me pareció que interpretar un personaje
    era inútil. El actor, pensé entonces, debe intentar interpretar su propio misterio,
    exteriorizar lo que lleva dentro. Uno no va al teatro para escapar de sí, sino para
    restablecer el contacto con el misterio que somos todos. El teatro me interesaba
    menos como distracción que como instrumento de autoconocimiento. Por ello,
    sustituí la «representación» clásica por lo que llamé «lo efímero pánico»."

    Psicomagia. Alejandro Jodorowsky

    ResponderEliminar
  83. ¡Finalmente, tenía la impresión de estar siendo dirigido, manipulado por el muñeco! Esta relación tan profunda con los títeres hizo nacer en mí el deseo de convertirme en uno de ellos, es decir en actor de teatro.
    ¿De verdad cree que un actor se parece a un títere? Me parece discutible...
    En cualquier caso, ésa era mi idea del teatro y del oficio de cómico. No me gustaba el teatro psicológico, dedicado a imitar la «realidad». Para mí, ese teatro
    llamado realista era una expresión vulgar en la que, pretendiendo mostrar algo de lo real, se recreaba la dimensión más aparente y también la más vacua y tosca del mundo tal como es percibido normalmente. Lo que se llama en general «realidad» no es sino una parte, un aspecto de un orden mucho más amplio. Me parecía -y me parece aún- que el teatro autodenominado realista se desentiende de la dimensión inconsciente, onírica y mágica de la realidad.
    Porque, insisto, la realidad no es racional, por más que así lo queramos creer para tranquilizarnos. En general, los comportamientos humanos están
    motivados por fuerzas inconscientes, cualesquiera que puedan ser las
    explicaciones racionales que les atribuyamos luego. El propio mundo no es
    homogéneo, sino una amalgama de fuerzas misteriosas. No retener de la realidad más que la apariencia inmediata es traicionarla y sucumbir ante la ilusión, aunque se disfrace de «realismo». Detestando como detestaba el teatro realista, empecé a sentir repulsión hacia la noción de autor. No quería ver a
    unos cómicos repetir un texto escrito previamente, prefería asistir a un acto
    teatral que no tuviera nada que ver con la literatura. Me dije: «¿Por qué
    apoyarse en un texto llamado teatral, en una obra? Todo puede interpretarse y
    escenificarse. Yo podría poner en escena el periódico del día, montar un drama
    maravilloso a partir de la primera plana de un diario». Así empecé a trabajar y a
    experimentar una libertad creciente. Como no pretendía imitar la realidad,
    podía moverme a mi antojo, hacer los ademanes más extravagantes, aullar...
    Pronto, el escenario en sí se me apareció como una limitación. Quise sacar al
    teatro del teatro. Por ejemplo, imaginé una obra dentro de un autobús. El
    público esperaba en las paradas y subía al autobús que recorría la ciudad. De
    repente había que apearse y entrar en un bar, una maternidad, un matadero; en
    suma, entrar donde estuviera ocurriendo algo y reanudar la marcha... Las experiencias
    que realicé fueron después retomadas por otros. Cuando estaba
    anunciado que mi espectáculo se desarrollaría en un teatro, a veces me llevaba a
    los espectadores a los sótanos, a los aseos o a la azotea. Más adelante, se me
    ocurrió la idea de que el teatro podía prescindir de los espectadores y no debía
    comportar más que actores. Entonces organicé grandes fiestas en las que todo el
    mundo podía interpretar. Finalmente, me pareció que interpretar un personaje
    era inútil. El actor, pensé entonces, debe intentar interpretar su propio misterio,
    exteriorizar lo que lleva dentro. Uno no va al teatro para escapar de sí, sino para
    restablecer el contacto con el misterio que somos todos. El teatro me interesaba
    menos como distracción que como instrumento de autoconocimiento. Por ello,
    sustituí la «representación» clásica por lo que llamé «lo efímero pánico»."

    Psicomagia. Alejandro Jodorowsky

    ResponderEliminar
  84. ¡Finalmente, tenía la impresión de estar siendo dirigido, manipulado por el muñeco! Esta relación tan profunda con los títeres hizo nacer en mí el deseo de convertirme en uno de ellos, es decir en actor de teatro.
    ¿De verdad cree que un actor se parece a un títere? Me parece discutible...
    En cualquier caso, ésa era mi idea del teatro y del oficio de cómico. No me gustaba el teatro psicológico, dedicado a imitar la «realidad». Para mí, ese teatro
    llamado realista era una expresión vulgar en la que, pretendiendo mostrar algo de lo real, se recreaba la dimensión más aparente y también la más vacua y tosca del mundo tal como es percibido normalmente. Lo que se llama en general «realidad» no es sino una parte, un aspecto de un orden mucho más amplio. Me parecía -y me parece aún- que el teatro autodenominado realista se desentiende de la dimensión inconsciente, onírica y mágica de la realidad.
    Porque, insisto, la realidad no es racional, por más que así lo queramos creer para tranquilizarnos. En general, los comportamientos humanos están
    motivados por fuerzas inconscientes, cualesquiera que puedan ser las
    explicaciones racionales que les atribuyamos luego. El propio mundo no es
    homogéneo, sino una amalgama de fuerzas misteriosas. No retener de la realidad más que la apariencia inmediata es traicionarla y sucumbir ante la ilusión, aunque se disfrace de «realismo». Detestando como detestaba el teatro realista, empecé a sentir repulsión hacia la noción de autor. No quería ver a
    unos cómicos repetir un texto escrito previamente, prefería asistir a un acto
    teatral que no tuviera nada que ver con la literatura. Me dije: «¿Por qué
    apoyarse en un texto llamado teatral, en una obra? Todo puede interpretarse y
    escenificarse. Yo podría poner en escena el periódico del día, montar un drama
    maravilloso a partir de la primera plana de un diario». Así empecé a trabajar y a
    experimentar una libertad creciente. Como no pretendía imitar la realidad,
    podía moverme a mi antojo, hacer los ademanes más extravagantes, aullar...
    Pronto, el escenario en sí se me apareció como una limitación. Quise sacar al
    teatro del teatro. Por ejemplo, imaginé una obra dentro de un autobús. El
    público esperaba en las paradas y subía al autobús que recorría la ciudad. De
    repente había que apearse y entrar en un bar, una maternidad, un matadero; en
    suma, entrar donde estuviera ocurriendo algo y reanudar la marcha... Las experiencias
    que realicé fueron después retomadas por otros. Cuando estaba
    anunciado que mi espectáculo se desarrollaría en un teatro, a veces me llevaba a
    los espectadores a los sótanos, a los aseos o a la azotea. Más adelante, se me
    ocurrió la idea de que el teatro podía prescindir de los espectadores y no debía
    comportar más que actores. Entonces organicé grandes fiestas en las que todo el
    mundo podía interpretar. Finalmente, me pareció que interpretar un personaje
    era inútil. El actor, pensé entonces, debe intentar interpretar su propio misterio,
    exteriorizar lo que lleva dentro. Uno no va al teatro para escapar de sí, sino para
    restablecer el contacto con el misterio que somos todos. El teatro me interesaba
    menos como distracción que como instrumento de autoconocimiento. Por ello,
    sustituí la «representación» clásica por lo que llamé «lo efímero pánico»."

    Psicomagia. Alejandro Jodorowsky

    ResponderEliminar
  85. ¡Finalmente, tenía la impresión de estar siendo dirigido, manipulado por el muñeco! Esta relación tan profunda con los títeres hizo nacer en mí el deseo de convertirme en uno de ellos, es decir en actor de teatro.
    ¿De verdad cree que un actor se parece a un títere? Me parece discutible...
    En cualquier caso, ésa era mi idea del teatro y del oficio de cómico. No me gustaba el teatro psicológico, dedicado a imitar la «realidad». Para mí, ese teatro
    llamado realista era una expresión vulgar en la que, pretendiendo mostrar algo de lo real, se recreaba la dimensión más aparente y también la más vacua y tosca del mundo tal como es percibido normalmente. Lo que se llama en general «realidad» no es sino una parte, un aspecto de un orden mucho más amplio. Me parecía -y me parece aún- que el teatro autodenominado realista se desentiende de la dimensión inconsciente, onírica y mágica de la realidad.
    Porque, insisto, la realidad no es racional, por más que así lo queramos creer para tranquilizarnos. En general, los comportamientos humanos están
    motivados por fuerzas inconscientes, cualesquiera que puedan ser las
    explicaciones racionales que les atribuyamos luego. El propio mundo no es
    homogéneo, sino una amalgama de fuerzas misteriosas. No retener de la realidad más que la apariencia inmediata es traicionarla y sucumbir ante la ilusión, aunque se disfrace de «realismo». Detestando como detestaba el teatro realista, empecé a sentir repulsión hacia la noción de autor. No quería ver a
    unos cómicos repetir un texto escrito previamente, prefería asistir a un acto
    teatral que no tuviera nada que ver con la literatura. Me dije: «¿Por qué
    apoyarse en un texto llamado teatral, en una obra? Todo puede interpretarse y
    escenificarse. Yo podría poner en escena el periódico del día, montar un drama
    maravilloso a partir de la primera plana de un diario». Así empecé a trabajar y a
    experimentar una libertad creciente. Como no pretendía imitar la realidad,
    podía moverme a mi antojo, hacer los ademanes más extravagantes, aullar...
    Pronto, el escenario en sí se me apareció como una limitación. Quise sacar al
    teatro del teatro. Por ejemplo, imaginé una obra dentro de un autobús. El
    público esperaba en las paradas y subía al autobús que recorría la ciudad. De
    repente había que apearse y entrar en un bar, una maternidad, un matadero; en
    suma, entrar donde estuviera ocurriendo algo y reanudar la marcha... Las experiencias
    que realicé fueron después retomadas por otros. Cuando estaba
    anunciado que mi espectáculo se desarrollaría en un teatro, a veces me llevaba a
    los espectadores a los sótanos, a los aseos o a la azotea. Más adelante, se me
    ocurrió la idea de que el teatro podía prescindir de los espectadores y no debía
    comportar más que actores. Entonces organicé grandes fiestas en las que todo el
    mundo podía interpretar. Finalmente, me pareció que interpretar un personaje
    era inútil. El actor, pensé entonces, debe intentar interpretar su propio misterio,
    exteriorizar lo que lleva dentro. Uno no va al teatro para escapar de sí, sino para
    restablecer el contacto con el misterio que somos todos. El teatro me interesaba
    menos como distracción que como instrumento de autoconocimiento. Por ello,
    sustituí la «representación» clásica por lo que llamé «lo efímero pánico»."

    Psicomagia. Alejandro Jodorowsky

    ResponderEliminar
  86. ¡Finalmente, tenía la impresión de estar siendo dirigido, manipulado por el muñeco! Esta relación tan profunda con los títeres hizo nacer en mí el deseo de convertirme en uno de ellos, es decir en actor de teatro.
    ¿De verdad cree que un actor se parece a un títere? Me parece discutible...
    En cualquier caso, ésa era mi idea del teatro y del oficio de cómico.

    ResponderEliminar
  87. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  88. No me gustaba el teatro psicológico, dedicado a imitar la «realidad». Para mí, ese teatro
    llamado realista era una expresión vulgar en la que, pretendiendo mostrar algo de lo real, se recreaba la dimensión más aparente y también la más vacua y tosca del mundo tal como es percibido normalmente. Lo que se llama en general «realidad» no es sino una parte, un aspecto de un orden mucho más amplio. Me parecía -y me parece aún- que el teatro autodenominado realista se desentiende de la dimensión inconsciente, onírica y mágica de la realidad.

    ResponderEliminar
  89. Detestando como detestaba el teatro realista, empecé a sentir repulsión hacia la noción de autor. No quería ver a
    unos cómicos repetir un texto escrito previamente, prefería asistir a un acto
    teatral que no tuviera nada que ver con la literatura. Me dije: «(...)Todo puede interpretarse y escenificarse.(...)
    Pronto, el escenario en sí se me apareció como una limitación. Quise sacar al
    teatro del teatro. Por ejemplo, imaginé una obra dentro de un autobús. El
    público esperaba en las paradas y subía al autobús que recorría la ciudad. De
    repente había que apearse y entrar en un bar, una maternidad, un matadero; en
    suma, entrar donde estuviera ocurriendo algo y reanudar la marcha... (...). Más adelante, se me ocurrió la idea de que el teatro podía prescindir de los espectadores y no debía
    comportar más que actores. Entonces organicé grandes fiestas en las que todo el
    mundo podía interpretar. Finalmente, me pareció que interpretar un personaje
    era inútil. El actor, pensé entonces, debe intentar interpretar su propio misterio,
    exteriorizar lo que lleva dentro. Uno no va al teatro para escapar de sí, sino para
    restablecer el contacto con el misterio que somos todos."

    Psicomagia. Alejandro Jodorowsky

    ResponderEliminar
  90. Bienvenida psicomaga:
    Las reflexiones sobre el teatro de Jodorowsky me retrotraen a visiones rupturistas previas: Beckett, Ionesco y su inmediato precursor: Alfred Jarry.
    Todos muy de mi gusto, obviamente.

    Espero que sigas por aquí, ilustrándonos.

    ResponderEliminar

deje su mensaje después de oír la señal